20/01/2019

"Volver a ser un equipo difícil"

El pasado Viernes 11

Gonzalo Carou, capitán récord con 10 mundiales, pide la receta para luchar ante los grandes, como Hungría, en el debut de este viernes por el Mundial en Dinamarca. 

Gonzalo Carou, capitán récord con 10 mundiales, pide la receta para luchar ante los grandes, como Hungría, en el debut de este viernes por el Mundial en Dinamarca. 

Diez mundiales... Sí, suena raro decir diez mundiales. Es un número, eh. Son 20 años prácticamente jugando en la Selección. Como que no es una meta que te ponés, es un número que de golpe te llega. Es una locura, ¿no?”.

Gonzalo Carou es el capitán y pivote (o pívot)de Los Gladiadores, equipo que dirige el español Manolo Cadenas y que a las 14 debutará ante Hungría en Copenhague por el 26° Mundial de handball con doble sede en Alemania y Dinamarca. A los 39 años, paralelamente referente del Club Balonmano Ademar León español, habla con Olé en la previa del certamen y recuerda que a los precoces 21 años se puso por primera vez la camiseta argentina en un Mundial (Francia 2001, 1ª vez que el equipo llegaba a octavos) y nunca más la archivó. Con ésta serán diez las copas mundiales en las que jugará, marcando un récord. Siempre estuvo disponible, no se perdió ninguna desde el debut. Y solo dos la Selección jugó sin él desde que en el 97 empezó a participar en estos torneos que se disputan cada dos años.

Mirá también: ADN para CR7

El Mundial empezó con triunfo danés ante Chile.

-¿Qué significan diez mundiales?

-Cuando empecé quería jugar un Mundial, después fueron dos y hoy son diez. No es nada fácil estar 20 años en una selección, que todos los entrenadores cuenten conmigo, me den la responsabilidad de ser el capitán... Es raro. Tener la suerte de no lesionarte, estar en un buen momento para ayudar y seguir ahi, jugando.

Mirá también: A vos te tengo de algún lado

-¿Te acordás del primero?

-El primero es inolvidable: la previa, el momento de la lista, la gira. Además, cómo empezó ese Mundial: ganamos los dos primeros partidos, el segundo a Brasil. Les contaba a los chicos que ese día dimos la vuelta olímpica en la cancha, porque para nosotros era prácticamente salir campeones, hasta nos empezaron a televisar.

También, Alemania venció a Cores (unificada).

Mirá también: Encadenados al sueño

-¿Hoy cómo lo encarás?

-Cada Mundial es distinto, y tampoco es lo mismo encararlo con 21 años que con 39. El equipo fue cambiando objetivos. El primero era ganar dos partidos; el siguiente, hacer un poco más pero no pudimos por fallar en el último partido (30-31 vs. Arabia Saudita). Le habíamos ganado a Croacia (30-29), empatado con Rusia (26-26). En el 2005, si no hubiesen pasado las peleas con el DT (Mauricio Torres), habría sido un mejor Mundial por el gran momento de Canzoniero, Gull, Martín (Viscovich). Por hache o por be siempre se daba algo.

Mirá también: ¿Y ahora, Pipita?

Gonzalo Carou lucha y lanza.

-¿Puede ser tu último Mundial?

-Pienso en eso, porque la Selección sigue y nosotros damos un paso al costado. Sé que tengo una edad en la que física y mentalmente cuesta mucho. En mi cabeza está que éste es el último Mundial. Pero si en el próximo me llaman por la lesión de un pivote, obvio que voy a estar. Mi objetivo, me lo puse en Río 2016, era conseguir el pasaje en Lima, llegar a Tokio 2020 y terminar ahí. Después, que crezca el handball, que aparezca más gente y que sea como la Selección de básquet. Porque antes de que apareciera una Generación Dorada tuvo que jugar un Campana, un Milanesio...

-¿Para qué están esta vez? El equipo llegaba bien pero sufre bajas clave...

-Estamos con la cabeza y objetivo de pasar de ronda. Pero se te lesionan los dos mejores jugadores ofensivos (Diego Simonet y Federico Pizarro), se te suma el Colo (Vainstein), tampoco está Julián (Souto Cueto). La verdad es que hay tropiezos y son inesperados. Nosotros vamos a mantener la misma meta y tratar de dar nuestra mejor versión, y que nos sirva para el gran objetivo, que es buscar la clasificación olímpica en los Panamericanos de Lima. En el Mundial ya no podríamos hablar de batacazo, porque nos acostumbramos a jugar con las potencias europeas y, a veces, ganarles. Pero fácil no va a ser.

El capitán, desde siempre, se acostumbró a pelearla.

Mirá también: ¡Se reencontraron Mayweather y Pacquiao!

-¿Cuál es la fortaleza del equipo?

-Una vez más, la defensa. Tenemos que volver a ser un equipo difícil, con un gran arco y tratar de aprovechar los contraataques. Si podemos meter goles fáciles vamos a jugar más tranquilos, sabemos que nos va a costar en el ataque posicionado.

-¿Qué análisis hacés de los rivales?

-Hungría le ganó a Dinamarca, son organizados, fuertes físicamente y tácticamente mejoraron mucho; les falta un buen Mundial, pueden tenerlo. Suecia siempre es candidato al Top 8. Qatar está con algunos problemas, perdió jugadores, esta vez no tiene tantos internacionales como en el 2015, pero sigue siendo complicado. Egipto, lo mismo:duro en defensa, con mucho poder en ataque, muy rápidos. Angola es un equipo rápido en defensa, te presiona;si no jugás bien, te puede ganar. A Qatar, Egipto y Angola son los que aspiramos a ganarles para pasar de ronda, porque avanzan tres de cada grupo.

Mirá también: El gol de Racing

-Quizá no se puede pedir en este Mundial, por las ausencias, pero este equipo estuvo para más en otras competencias y aún le falta ese resultado importante, ¿no?

-Entiendo lo que vos decís. Estuvimos cerca dos veces: en Suecia 2011, el primer Mundial de este grupo, se consiguió algo muy importante (NdeR:pasó a octavos, fue 12°, la mejor posición histórica, igual que en Qatar 2015), pero no se logró algo muy meritorio. Como en Qatar, pasamos a octavos pero se te cruza Francia, el campeón, en cuartos... Ojalá, si no es éste, sea el próximo. Pero más que el Mundial, soñamos con ser diploma olímpico (llegar del 4° al 8° lugars en un JJ.OO.). Dar el batacazo en cuartos de final, para esta camada sería un bronce.

Mirá también: A solas con el Oso

Ver noticia en Olé

Temas Relacionados: