18/11/2018

Jaime Andrés Ortiz y Lucas Yúnez Ychikawa, niños promesas del tenis, se imponen con su juego

El pasado Jueves 08

Jaime Andrés Ortiz y Lucas Yúnez Ychikawa, niños promesas del tenis, se imponen con su juego

Jaime Andrés Ortiz y Lucas Yúnez son vecinos, amigos, compañeros de clases y comparten su gusto por el tenis.

Jaime Andrés Ortiz y Lucas Yúnez son vecinos, amigos, compañeros de clases y comparten su gusto por el tenis.

Se desplazan de un lado al otro por la cancha con rapidez y fuerza, mantienen el control de la pelota con dirección, profundidad y velocidad.

Jaime Andrés Ortiz y Lucas Yúnez Ychikawa, de 10 años de edad, realizan ejercicios de consistencia con su entrenador, Javier Cruz, lo que les permite mantener y dominar la pelota.

Los dos niños son amigos, vecinos, compañeros de clases en el colegio, pero además comparten la entrega y dedicación por el tenis desde los 4 años.

Ellos se han destacado en algunos torneos locales como el Café Oro y el Ecuajunior, así como el nacional de la Federación Ecuatoriana de Tenis (FET).

Lucas y Jaime participaron hace unas semanas en el Torneo Nacional de Tenis G3.

Javier ya los conoce y asegura que tienen un futuro prometedor.

Bajo el sol canicular o el cielo nublado los entrena juntos todas las tardes en una urbanización de La Puntilla, durante tres horas, de lunes a viernes; ya los sábados las clases son individuales, “para reforzar a “los Tigres”, como les dice Javier de forma cariñosa .

Empezó a trabajar con ellos desde hace dos años.

“Cuando hacen su trabajo se enfocan, se concentran, buscan mejorar todo el tiempo y avanzar cada día más en sus entrenamientos y torneos”, indica Javier.

Para todo niño no es una tarea tan sencilla practicar un deporte de forma disciplinada y rendir bien en la escuela y en la disciplina deportiva, pero ellos lo han logrado con el apoyo de sus padres.

“Son ordenados en la cancha, así lo hacen en casa, son muy responsables”, indica Javier.

Lucas dice que ama lo que hace y que considera muy importante la hora de competir, sin dar más detalles. Lucas es muy conciso a la hora de hablar sobre este deporte.

Recuerda que jugando con sus vecinos de la urbanización fue que se animó a prepararse más y también para competir en torneos, sus inicios fueron en el Tenis Club.

Jaime entró al mundo del tenis motivado por un amigo. “Me dijo que lo pruebe, me pareció chévere y me quedé, es un deporte duro, cansado y competitivo”, manifiesta el pequeño tenista.

Los dos tienen un modelo a seguir en esta disciplina, se trata de Rafael Nadal, el tenista español que cuenta con un total de 14 torneos Grand Slam, 2 medallas de oro olímpicas y 4 copas Davis con la selección española, según una publicación en su sitio web.

“Lo admiro mucho, sueño ser el número uno del mundo, y nunca ser el número dos”, expresa emocionado Jaime.

Lucas también sueña como Jaime. “Este es un deporte que apasiona mucho y uno quiere llegar lejos”, agrega.

Lucas dice que él no solo entrena, también pasa tiempo viendo a otros tenistas dentro y fuera del país, por televisión, y en la cancha.

Han tenido un año con resultados y se preparan para demostrar sus destrezas fuera del país.

En las horas que no están en cancha, ni en el colegio, otro de sus deportes favoritos que también los une, pero solo en afición, es el fútbol. Los dos son hinchas del equipo Barcelona Sporting Club.

“Tienen un excelente compañerismo, rendimiento, entusiasmo, le ponen amor a todo. Les va muy bien, y desde ya muestran su nivel”, asegura su entrenador.

Lucas además de practicar tenis gusta del atletismo, ha participado y ganado en interescolares. (D)

Cuando hacen su trabajo se enfocan, se concentran, buscan mejorar todo el tiempo y avanzar cada día más en sus entrenamientos y torneos. Son responsables.
Javier Cruz, entrenador

Ver noticia en El Universo

Temas Relacionados: