21/04/2019

"De chico, rompía las ventanas y se armaba quilombo"

Hace una semana

Matías Rojas, goleador de Defensa, cuenta su historia y cómo aprendió a pegarle a la pelota: Pateaba descalzo usando un portón como arco. Y del Halcón dice: Tenemos mucha conexión en la cancha. 

Matías Rojas, goleador de Defensa, cuenta su historia y cómo aprendió a pegarle a la pelota: Pateaba descalzo usando un portón como arco. Y del Halcón dice: Tenemos mucha conexión en la cancha. 

DIEGO BOGADO

Lo que no se ve es el esfuerzo, lo que cuesta, el precio de llegar. Ahí está Matías Rojas, una de las revelaciones de la gran sorpresa de la Superliga (Defensa y Justicia), pero de quien no muchos conocen su historia. Diez goles marcó en el torneo y, de su gran pegada, llegaron varias de las inolvidables victorias del Halcón (como ante River, por ejemplo). Este joven de 23 años, que lucha por un lugarcito en la lista de Paraguay para la Copa América de Brasil, comenzó su andar en San Lorenzo, su ciudad natal: “Desde que tenía dos o tres años, cuando me regalaron mi primera pelota, ya jugaba en la calle. A medida que fui creciendo, quería ir a entrenarme, pero mi viejo no me dejaba ir a ningún lado. Cuando cumplí los 13, que es la edad para arrancar en Inferiores, me preguntó dónde quería ir, a qué club. Yo no dudé y elegí Cerro Porteño. Empecé en la escuela de fútbol e hice todas las Inferiores en ese club, del que soy hincha. El profe Arce fue el que me hizo debutar en Primera. Aprendí un montón en Cerro, aunque pasé más momentos complicados que buenos. Y cuando llegué a Lanús en 2017 sufrí una lesión y tuve un tema de papeleos que no me permitieron jugar. Fue duro, pero recién ahora, en Defensa, voy encontrando ese rendimiento que siempre busqué”.

-¿Practicabas la pegada desde muy chico o fue fruto de ese trabajo en Inferiores?

-Yo tenía un portón grande que era por donde entraba el auto. Con mis vecinos Emilio, Quique y Cristian nos juntábamos siempre a practicar ahí. Entrené mi pegada usando ese portón de arco. Lo malo es que la calle era empedrada y a veces jugaba descalzo. A veces le pegaba al piso y me cortaba todo. También rompía las ventanas y en mi casa se armaba un quilombo... ja. Igual, nunca imaginé terminar siendo el goleador de un equipo.

-Te viniste pronto para la Argentina. ¿Te quedaste con ganas de dar más en Cerro Porteño?

-Me dolió no poder demostrar en mi casa, que es Cerro. No poder rendir al máximo, es una espina que tengo clavada. Pero cuando salí para la Argentina lo hice tranquilo, porque necesitaba tener minutos. Sé que alguna vez voy a volver, tengo el sueño latente de jugar ahí.

-¿También era un objetivo llegar a tu Selección?

-Siempre iba a ver los entrenamientos cuando jugaban por Eliminatorias. Cuando salió la convocatoria, vino saltando mi hermana, que es con quien vivo acá en la Argentina, y me contó que estaba en la lista. Grabamos un video y lo mandamos al grupo de la familia que está toda en Paraguay. Era otro sueño.

-¿Cuál fue la clave de este Defensa para quedar en la historia?

-La clave fue focalizarnos siempre en el presente, no sé si pensábamos llegar tan lejos, pero sí nos preparamos para jugar de igual a igual contra todos. Siempre salíamos a ganar, no a especular. Y Sebastián (Beccacece) nos da una gran seguridad dentro de la cancha. Entrenamos día a día muchas cosas que después salen en los partidos. Tenemos mucha conexión dentro de la cancha y siempre entramos con la mentalidad de que contamos con las armas necesarias para ganar.

x

-¿Y Beccacece cuánto influyó en esa conexión que ustedes lograron como equipo?

-Mirá, nosotros entrábamos a la cancha y ya sabíamos cómo jugaba cada rival. Eso lo trabajan muy bien él y su cuerpo técnico. Cómo marcan, cómo se mueven, o para qué lado salen... Y eso te facilita todo. Después del partido contra Unión (NdeR:cuando Defensa perdió el título) nos dio una linda charla que nos levantó y nos focalizó en lo que nos queda. Es un entrenador que te motiva mucho.

-Defensa en tu vida es...

-Es el lugar que me vio conseguir mi máximo potencial y siempre voy a recordar a este grupo hermoso. De este paso me llevo muchas alegrías que no son muy fáciles de vivir en un plantel de tantos jugadores. Agradeceré siempre la confianza que tuvieron en mí.

-¿Qué destacás de Racing, el rival de ustedes a lo largo de casi toda la Superliga y que terminó coronándose campeón?

-De Racing destaco sus grandes jugadores, pero no sólo por talento y capacidades futbolísticas, también por un tema mental. Licha (Lisandro López) fue un ejemplo para todos. Yo lo admiro.

-¿Tenés referentes en el fútbol?

-Miro mucho el fútbol europeo. Me gusta Federico Bernardeschi, el mediocampista de la Juve. Es alguien a quien miro bastante para aprender. También, claro, a Messi y Cristiano. Igual, se aprende de todos, eso es algo que me inculcó mi viejo.

x

-¿Y te enganchás con otros deportes?

-Sigo los Playoffs de la NBA. Soy un fiel seguidor de Boston Celtics y fanático de Kyrie Irving. También miro mucho tenis, me encanta. Creo que son deportes muy mentales y trato de poner el foco ahí, de verlos o seguirlos para sacar cosas y aprender.

x
x

Ver noticia en Olé

Temas Relacionados: