04/12/2021

Liga: El Real Madrid deja al Atlético en la UVI

Sábado 01 de Febrero del 2020

Liga: El Real Madrid deja al Atlético en la UVI

El Real Madrid doblega por la mínima al Atlético de Madrid ante un Santiago Bernabéu que acabó coreando "Cholo quédate".

El Real Madrid doblega por la mínima al Atlético de Madrid ante un Santiago Bernabéu que acabó coreando "Cholo quédate".

Real Madrid 1 – 0 Atlético de Madrid

El Real Madrid estrenaba liderazgo en solitario. Lo hacía después de su victoria ante el Real Valladolid de la pasada jornada y la derrota del FC Barcelona en Mestalla. El Atlético de Madrid afrontaba el choque en el Santiago Bernabéu como una oportunidad para cambiar la dinámica que le viene acompañando durante las últimas semanas. Fuera de los puestos de Liga de Campeones, una derrota en Concha Espina podría ser fatal.

Tras haber apostado por esta posibilidad en los choques de Supercopa de España frente a Valencia y Atlético de Madrid, Zinedine Zidane blindó el centro del campo con cinco piezas. El pentacampismo. Sin embargo, al igual que sucedió precisamente ante los rojiblancos días atrás, el juego de los blancos no terminaba de fluir. Los locales se veían atrapados en su propio embudo de la medular y las ocasiones no llegaban. Diego Simeone había diseñado un Atlético de Madrid preparado para esta tesitura y los rojiblancos generaban peligro cada vez que robaban el esférico y contragolpeaban con rapidez. Karim Benzema estaba demasiado solo arriba y Fede Valverde no podía explotar todas sus cualidades situado en la zona diestra del campo.

Fue una primera mitad densa y en la que ninguno de los equipos terminó de imponerse. La aglomeración en el juego impedía que fluyera una circulación rápida de balón y pese a que eran los locales los que parecían tener más el esférico, se trata de un control estéril que no terminaba de cristalizar.

Zidane da con la tecla

Zinedine Zidane se dio cuenta de la situación y cambio el aspecto del equipo. Así, tras el descanso el Real Madrid había modificado totalmente su dibujo. Toni Kroos e Isco abandonaban el terreno de juego para dar entrada a Lucas Vázquez y Vinícius a fin de ocupar los extremos. Además de abrir el campo y no obligar a que todos los ataques fueran por el centro, en acciones más propias de la minería que del fútbol debido a las estrecheces, esta situación permitía a Fede Valverde recuperar su hueco en la medular junto a Luka Modric y Casemiro. Todo un desahogo para el equipo.

La respuesta de Simeone al movimiento de Zinedine Zidane en la partida de ajedrez entre ambos técnicos fue sacar del campo a un Morata tocado y dar entrada a Thomas Lemar. Álvaro Morata es un delantero lánguido. Su cara refleja pena y cuesta mucho atisbar en él un signo de alegría. Es una queja constante. Los aspavientos se multiplican en cada partido hacía todo lo que le rodea y parece que vive en un estado de crispación permanente que merma su rendimiento en el terreno de juego. Abandonó el Real Madrid después de una buena temporada en la que realizó una labor importante como subalterno y nunca ha llegado a tener ese protagonismo que habría esperado. Eliud Kipchoge, récord del mundo de maratón y único atleta capaz de bajar de las dos horas en la distancia afirma que tiene la costumbre de sonreír cada vez que experimenta dolor y eso le ayuda a mejorar sus prestaciones. Quizá Morata debería aplicar la fórmula del keniano.

Volviendo al partido, el movimiento le salió bien a Zidane. Era el minuto 56 cuando Vinícius aguantaba la pelota y encontraba a Ferland Mendy doblándole por la banda izquierda. El lateral francés culminaba su cabalgada sirviendo en bandeja un balón a Karim Benzema aprovechaba para poner el 1-0. Después de una hora de preliminares al partido se le quitó el corsé. Despojados ambos de rigores, el Real Madrid estaba más cómodo y recordaba a aquellos que pasan todo el año en el gimnasio y se quitan la camiseta cuando llega el verano con satisfacción. Aquel equipo del que muchos decían meses atrás estaba mal diseñado y carecía de piezas para competir camina ahora con solvencia en todas las competiciones y tiene ya un título en la sala de trofeos.

El Real Madrid se consolida en la cabeza

El Atlético de Madrid no había perdido en las seis últimas visitas en Liga al Santiago Bernabéu. Desde la victoria merengue en la jornada 14 de la 2012-2013 los rojiblancos habían encadenado tres victorias y tres empates consecutivos. De hecho, los tres últimos envites entre ambas escuadras en el feudo merengue habían terminado en tablas.

Sin embargo, este no es aquel Atlético. Pese a que nadie puede dudar de la calidad de sus piezas, el equipo parece adormecido. Echando un vistazo al once de hoy queda claro que Savic no es Diego Godín. Tampoco Lodi es Filipe Luis ni Marcos Llorente tiene el empaque de Gabi o Tiago. Queda la duda de lo que podrá aportar un Ferreira Carrasco llegado como solución de urgencia tras esfumarse Edinson Cavani y cuyo perfil no es ni parecido. Por cierto, a todos los que señalan a Diego Simeone hay que recordarles donde estaba el Atlético de Madrid antes de la llegada del Cholo y todo lo que ha sucedido con él en el banquillo. De lo que no cabe duda es que a los rojiblancos se les va a hacer muy complicada la temporada.

Los minutos pasaban y pese a las urgencias los rojiblancos no terminaban de dar sensación de peligro. Pese a que no se mostraba demasiado preciso en la salida del balón el Real Madrid se mostraba sólido cabalgando a lomos de un Fede Valverde que se está convirtiendo por méritos propios en el hombre de la temporada. Ungido ya como ídolo por parte de la afición del Santiago Bernabéu, los epítetos se agotan para describir la labor e importancia del charrúa, cuya reubicación en el centro fue clave para que los tres puntos se quedarán hoy en el feudo local.

Con esta victoria la distancia entre los dos conjuntos de la capital de España es de nada menos que 13 puntos. Mientras el Real Madrid dormirá como líder en solitario una semana más, el Atlético de Madrid podría cerrar la jornada en la séptima plaza.

Ver noticia en Fichajes.com

Temas Relacionados: