13/07/2024

Ingebrigtsen borra por fin a El Guerrouj y Mario García Romo bate otro récord de Abascal

Hace un año

Ingebrigtsen borra por fin a El Guerrouj y Mario García Romo bate otro récord de Abascal

El noruego le quita el primer récord mundial al marroquí en la Liga de Diamante de Bruselas, donde Armand Duplantis se acerca a su propio récord de pértiga

El noruego le quita el primer récord mundial al marroquí en la Liga de Diamante de Bruselas, donde Armand Duplantis se acerca a su propio récord de pértiga

  • Jakob Ingebrigtsen y los tiempos de paso para quitarle el primer récord a El Guerrouj
  • Marta Pérez y Esther Guerrero acechan el récord de los 1.500m en Bruselas
  • Diamond League 2023: el calendario de los 14 mítines de atletismo

Con la determinación que acostumbra, Jakob Ingebrigtsen consiguió este viernes en la Liga de Diamante de Bruselas, el último gran mitin de la temporada en la vieja Europa, el tercer récord mundial de su carrera. O para ser más correctos, y como él mismo puntualizó, la mejor marca de la historia, pues la distancia es rara e inusual, los 2.000 metros, pero el premio es grande: es el primero que le quita a Hicham El Guerrouj, el mejor de la historia en los 1.500m, el hombre al que le gustaría superar.

jakob ingebrigtsen
JASPER JACOBS //Getty Images

"Pero para ser sincero, estos récords no son difíciles para mí. Sí, tienes que hacerlo solo. Es duro, pero tuve una gran ayuda de las liebres, pudieron ayudarme más de lo que me esperaba", dice el noruego, incapaz de ocultar su alta autoestima. Y habla también del récord de las dos millas que hace tres meses en París le quitó a Daniel Komen, y quizá del del 'milqui' bajo techo del año pasado que le robó a Samuel Tefera, porque sabe que su gran reto será bajar de los 3 minutos y 26 segundos de El Guerrouj al aire libre, el gran récord de hace 25 años que se le ha resistido esta temporada.

Con la ayuda del francés Akbache, los kenianos Kiprugut y Tuwei y, por supuesto, las luces Wavelight del Estadio Rey Balduino, Ingebrigtsen pasó el primer kilómetro en 2:22, y pareció separarse unos metros de las liebres, que miraban atrás. Había dudas. Las matemáticas decían que había que cruzar en 2:21. Y entonces Ingebrigtsen se puso serio, echó a Tuwei a falta de 600m, cuando ya había cumplido su labor, y aceleró el ritmo en solitario. Sus parciales, 56,67s, 56,77s, 57,35s, 57,33s y una última vuelta espectacular en 55 segundos. El día de 1999 que El Guerrouj estableció el récord cerró en 56,19s. Y por eso, se dio el gusto de bajarlo en más de un segundo y medio. De aquellos 4:44.79 a 4:43.13.

twitter iconView full post on Twitter

Por detrás corrió Mario García Romo, que se colocó 8º en la cola que abrían las tres liebres, se quedó después en el tercer grupo pero acabó con tanta fuerza que adelantó hasta la quinta posición, tras el keniano Reynold Kipkorir Cheruiyot (4;48.14), el australiano Stewart McSweyn (4:48.77), el prodigio neerlandés Niels Laros (4:49.68), todos récords nacionales de sus países, como el salmantino, que con 4:49.85 le quitó la segunda plusmarca española a José Manuel Abascal en menos de un año.

El cántabro había corrido en 4:52.49 una tarde de 1986 en la pista santanderina de La Albericia, y aún era el 14º de la historia. Ahora, García Romo se coloca como el 10º. El atleta del On Athletics Club certificó su clasificación para la final de la Liga de Diamante de Eugene del próximo fin de semana y, de paso, se apuntó otro récord nacional después de quitarle al propio Abascal el de la milla en pista cubierta el pasado invierno en los Millrose Games de Nueva York.

Los récords nacionales, más nuevos pero quizá más difíciles, se les escaparon al resto de españoles, que tampoco disfrutaron de la carrera en fila india de la que disfrutó García Romo. En los 1.500m femeninos, nadie se obsesionó con seguir a las liebres, y se corrió en grupo hasta la campana, cuando todo se aceleró en una vuelta final en un minuto en la que una británica y una irlandesa, Laura Muir y Ciara Mageean, se jugaron la victoria.

Muir ganó en 3:55.35. Mageean batió otra vez su récord nacional con 3:55.34. La keniana Nelly Chepchirchir entró en 3:56.93, y a las españolas se les escapó una gran oportunidad para romper la barrera de los cuatro minutos y batir el récord de España de Natalia Rodríguez (3:59.51). Será difícil que las dos coincidan en un estado de forma tan potente. Pérez, que acabó pinchando en la recta final, llegó 12ª en 4:00.53, la segunda mejor marca de su vida. Guerrero, que terminó adelantando, llegó justo detrás en 4:02.27 menos de tres semanas después de correr en cuatro minutos pelados en las semifinales de Budapest, y cerrará la temporada este domingo en Zagreb.

diamond league 2023 in belgium
Anadolu Agency//Getty Images

Saúl Ordóñez quería cerrarla la próxima semana en la final de Eugene, pero ahora tendrá que esperar alguna renuncia para colarse entre los ocho más regulares de la temporada, porque los dos atletas a los que tenía vigilar tuvieron más piernas. El francés Yanis Meziane apostó fuerte con un ataque largo y aunque al final fue superado por el argelino Djamel Sedjati (1:43.60), firmó 1:43.94 y un valiosísimo segundo puesto. El británico Daniel Rowden llegó 4º en 1:44.12 por detrás del botsuano Tshepiso Masalela (1:44.03) y Ordóñez, que se guardó algo en la primera vuelta, que se pasó a toda tralla (48,86s y 50,5s para él) terminó 8º en 1:44.84.

En los 5.000 metros, sin las grandes figuras de la temporada, Lorena Martín ejerció de liebre y lanzó una carrera que se acabaron jugando tres mujeres y ganó la keniana Lilian Rengeruk cambiando de ritmo en la contrarrecta y entrando en 14:26.46 a la etíope Medina Eisa (14:28.94) y la japonesa Nozomi Tanaka, que batió la plusmarca de Japón con 14:29.18.

Shericka Jackson vuelve a volar en los 200m

En la mágica curva de Bruselas, la jamaicana Shericka Jackson amenazaba el récord mundial de Florence Griffith-Joyner, pero aquella marca de los 80 sigue escurriéndose. La doble campeona mundial se destacó desde el inicio de la curva y ganó en 21,48s, un mundo por delante de la bahameña Antonique Strachan (22,31s) y la estadounidense Jenna Prandini (22,47s) con solo 0,2m/s de viento a favor. "Creo que estoy llegando, que cada vez estoy más cerca de ese récord", dijo Jackson, que posee ya cuatro de las seis mejores marcas de la historia de los 200m y en Budapest se quedó a siete centésimas de los 21,34s de Flo-Jo, pero se consuela porque se divirtió y la afición, tan ruidosa, le ayudó a correr rápido.

En la prueba masculina, Kenny 'Kung Fu' Bednarek aprovechó la ausencia de sus compatriotas Lyles y Knighton, que tanto le tapan, y resistió durante toda la recta el empuje del británico Zharnel Hugues, al que se impuso por solo tres centésimas, 19,79s a 19,82s. Para Bednarek fue la mejor marca del año, como para los canadienses, el campeón olímpico André De Grasse (19,89s) y Aaron Brown (19,98s). En total, cuatro atletas sub-20.

Otra jamaicana, la doble campeona olímpica Elaine Thompson-Herah pareció respirar en ausencia de Sha'Carri Richardson y sus rivales nacionales, Shelly-Ann Fraser-Pryce y la propia Jackson, y corrió poderosa y pulcra en lo técnico los 100 metros para cruzar la meta en 10,84s con viento nulo y una notable ventaja sobre otra jamaicana Natasha Morrison (10,95s) y la británica Dina Asher-Smith (10,97s).

diamond league 2023 in belgium
Anadolu Agency//Getty Images

En la vuelta a la pista, otra estrella, la campeona mundial Femke Bol sigue sin encontrar rival en los 400 metros vallas en ausencia de Sydney McLaughlin. Nadie puede con su poderosa última recta. La neerlandesa salió tranquila, ni siquiera llegó en cabeza a las primeras vallas y ni siquiera estaba destacada en la octava, pero su poderoso final le bastó para batir el récord del mitin con 52,11s y derrotar a las jamaicanas Janieve Rusell (53,80s) y Rushell Clayton (54,10s).

En los 400m lisos masculinos, el jamaicano Rusheen McDonald ganó en 44,84s al dominicano Alexander Ogando (44,93s) y al noruego Havald Ingvaldsen (45,07s), que con ello acabó clasificándose para la final de Hayward Field. En la prueba femenina que abrió la noche, la local Cynthia Bolingo dominó con 50,09s a la neerlandesa Lieke Klaver (50,16s) y la estadounidense Shamier Little (50,58s).

Armand Duplantis, cada vez más cerca de otro récord mundial

La velada se cerró con un clásico, Armand Duplantis y su ataque al récord mundial del salto con pértiga, esos 6,23m que lleva persiguiendo sin éxito todo el verano porque cada vez se hace más difícil, cada centímetro se convierte en una montaña. Y el sueco, que en el primer intento ni se acercó al listón y en el segundo pareció capaz, en el tercero pasó la barra y solo en la caída lo tiró al suelo. Quizá en Eugene aproveche la última oportunidad del 2023. De momento, ganó con 6,10m y sumó su 71ª competición por encima de los seis metros, la costumbre de la excelencia. Ahí casi nunca llegan sus rivales. Sam Kendricks y Ernest Obiena, estadounidense y filipino, se quedaron en 5,92m.

Otro récord de listón quería atacar la ucraniana Yaroslava Mahuchikh en la altura, que se marchó decepcionada por no poder esta vez con los 2,04m, que habría sido el mejor salto del año, aunque satisfecha de que los dos metros cayeran a la primera. Pronto quizá tendrá la presión de Angelina Topic, de 18 años, que igualó su mejor marca de siempre, los 1,97m que son el récord serbio, y más atrás quedó la campeona mundial del año pasado, la australiana Eleonor Patterson, con 1,94m.

Otra prueba que goza de gran salud es el triple salto, que tiene ya a tres mujeres que han saltado 15 metros en este curso, algo que no ocurría desde 2008. Sin Yulimar Rojas, que se reserva para Eugene, la jamaicana Shanieka Ricketts saltó en el tercero 15,01m para ganar a la subcampeona mundial ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk (14,57m), que pasó también de 15 en Budapest, y la dominiquesa Thea Lafond (14,49m). "No esperaba saltar tanto después de ganar hace dos noches en Rovereto. Estoy en la luna", contó Ricketts, que había saltado por encima de esa barrera con viento ilegal.

En la jabalina, la campeona mundial Haruka Kitaguchi mejoró la mejor marca mundial del año de julio hasta 67,38 metros en el último intento, lo que también supone un nuevo récord de Japón, aunque para entonces ya tenía derrotadas a la austriaca Victoria Hudson (64,65m) y a la letona Lina Muze-Sirma (63m).

Fuera del programa de la Liga de Diamante, el keniano Daniel Ebenyo ganó los 10.000 metros en 26:57.80 y la campeona mundial de longitud, la serbia Ivana Vuleta, dominó con 6,74m.

NIKE - Zapatillas Air Zoom Tempo Next%

Zapatillas Air Zoom Tempo Next%

NIKE - Zapatillas Air Zoom Tempo Next%

Ahora 37% de descuento
126 € en Amazon
Headshot of Ismael Pérez
Ismael Pérez

Ismael Pérez es periodista experto en atletismo y deporte olímpico. Se enganchó en los Juegos Olímpicos en Atenas 2004 y desde entonces es feliz siguiendo competiciones desde la tribuna de prensa, hablando con los deportistas, siguiéndolos en las redes sociales y contando historias, aunque también saliendo con la bicicleta o saltando en un concierto.

Estudió la Licenciatura de Periodismo en la Universidad de Valladolid y tiene un Máster en Periodismo y Comunicación Digital en la EAE Business School de Madrid. Ha vivido en Turín y Roma y ha cubierto actualidad de todo tipo en El Norte de Castilla, El Mundo de Castilla y León, Televisión Castilla y León, Rome Reports y trabajado la comunicación corporativa en Burson Cohn & Wolfe. También ha escrito sobre grandes campeonatos de atletismo en Somos Olímpicos, Vavel o Foroatletismo y ha intervenido en la IAAF Global Running Conference en Lanzhou (China).

Con una trayectoria de más de una década en el oficio, lleva desde 2019 vinculado a Runner's World, Men's Health y Women's Health en Hearst Magazines y escribiendo sobre actualidad del atletismo de competición, carreras populares, triatlón, trail running, olimpismo aunque a veces también le ha tirado al ciclismo, la escalada, la vela, la natación, el tenis, el piragüismo, el judo, el snowboard…o cualquier cosa que tenga hueco en los Juegos Olímpicos (que no Olimpiadas). 

Ver noticia en Trending

Temas Relacionados: