18/05/2024

“Entrevistar a Arturo Vidal cuando no hablaba con nadie, me hizo sentir la mujer más empoderada del mundo” [VIDEO]

Miercoles 08 de Marzo del 2023

Con casi 13 años de carrera periodística, hija, esposa, mamá y conductora en Gol Perú hace un repaso de este tiempo de lucha en una profesión donde tienen demasiada influencia los hombres.

Empezó hace casi 13 años, cuando dejaba de ser una adolescente y en la TV no habían todos los rostros femeninos que hoy vemos, con absoluta justicia. Por ahí Romina Antoniazzi, en CMD, por ahí Alexandra del Solar, también en el cable. Se llama Milena Merino y es, probablemente, una de las tres periodistas deportivas más influyentes del medio local (45 mil seguidores en Twitter, 88 mil fans en IG). Pero además, sus comentarios polarizan: cuando habla de la ‘U’, se alteran los de Alianza. Cuando habla de Matute, gritan desde el Monumental. He sido testigo de todo su crecimiento e inclusive conozco su lado humano, ya que compartimos trabajó en ‘Las Voces del Fútbol’ bajo la dirección periodística del recordado amigo Pierre Manrique, en la señal de radio Fiesta, por el año 2019.

MIRA: En el Día de la Mujer, Kimberly García: “Ya he sido campeona, pero aún no he logrado mi sueño de la medalla olímpica”

Chancona, responsable, disciplinada, perfeccionista, muy rigurosa a la hora de obtener información. Cubrir Alianza Lima -su primer encargo mayor- no es fácil y ella demostró mucho tino a la hora de hacerlo

Hoy 8 de marzo, día en que se recuerda el largo camino de las mujeres por ocupar el lugar que les corresponde en todo el mundo, Milena Merino recupera todos los capítulos de su carrera y mira con ilusión este triple rol que ahora cumple: periodista, esposa, mamá. Trece años que pasaron volando.

-¿Cómo haces para ordenar tus días hoy, que eres mamá? Te imagino volando, yendo de un lado a otro, antes de llegar al canal.

¡Muy bien! Creo mejor de lo que un momento pensé. Tengo una red de apoyo muy importante, pienso que el trabajo es compartido con mi esposo, el papá de mi hijo que me ayuda mucho. Lamentablemente, él por trabajo viaja y sale mucho, pero cuando está aquí es muy importante para nosotros . Yo no tuve la figura paterna, no fue una figura paterna presente ni tuve una buena relación con mi papá y veo a mi esposo con mi hijo y es lo que a mí me hubiese gustado tener con mi papá.

-Una vez fuiste al diario de la mano de tu mamá y recordé la relación increíble que tienes con ella. ¿Cuán importante es hoy ella en este nuevo rol?

Mi mamá es fundamental, ya que ella es quien me ayuda con el bebé en el día, nos turnamos, es la otra mamá de mi hijo, entonces, la verdad. Me acompañó en el embarazo, donde traté de no volverme loca con tanta información y tantas cosas qué hay. Deje que fluya como todo en mi vida y ni siquiera me preparé para el parto y esas cosas. Deje que pase lo que tenía que pasar y el cuerpo es sabio, al igual que la vida. Debo agradecer que tengo un hijo maravilloso que me deja hacer muchas cosas y no es para nada un problema en mi vida, al contrario es mi mayor motivación. Mi bebé es lo más lindo que tengo y disfruto mucho trabajar bien pensando que acá en unos años, él de repente va a saber que yo hice algo pequeño, pero bueno.

-¿Qué opinas cuando dicen que ustedes, las periodistas deportivas hoy, deben ser un ejemplo para las futuras comunicadoras?

De hecho, es un halago para mí, el que digan que soy un ejemplo para futuras comunicadoras. Ha sido un proceso largo, muchas veces complicado y cómo bien apuntabas en la pregunta con mucha responsabilidad, así lo tomo. Entonces, es para mí un reto constante, diario. En realidad, la idea de poder ser un referente es un título que demanda mucha responsabilidad. Pienso siempre en los pilares en esta profesión, que no son para nada negociables y son fundamentales para poder hacer un buen trabajo. La honradez, empatía, responsabilidad y no olvidarse que uno está haciendo periodismo y no relaciones públicas. Que no importa muchas veces quedar bien con todos, porque no se va a poder , pero lo fundamental y principal es siempre decir la verdad.

-¿Cómo nace tu vínculo con el fútbol?

Mi vínculo con el fútbol nace en realidad cuando yo era chica, tenía aproximadamente 6 años, yo viví con mi mamá, abuelos, primo y dos tíos. Era una casa familiar, la casa de abuelos por parte de mamá y mi abuelo fue siempre para mí como mi papá, más que un abuelo. Lo recuerdo siempre a él sentado frente al televisor de la sala viendo fútbol. Entonces, yo me acercaba a molestarlo y le decía: “¿Esto es penal?”, ¿por qué toca el silbato?, entonces, siempre estaba como haciéndole preguntas y él siempre me respondía, era muy paciente, más allá de que en ese momento no me importaba el fútbol, solo lo hacía para hablar con él y llamar su atención. Pasaron los años y no te sabría decir cuando, pero recuerdo haber estado sentada como todos los días con él y le dije en pleno trámite de partido y gritó eso es penal. Me mira y me dice, sí, el feliz y me dice: “Sí, es penal”, yo me arroché, me sonreí y me fui. Desde ese día el fútbol me conecta con mi abuelo.

-¿Siempre quisiste ser comunicadora o el test vocacional arrojó otra cosa?

Yo quería ser doctora (risas), cuando estaba en el colegio decía iba a ser doctora, luego estuve en una pre para la universidad y en ese lugar, me hicieron test vocacional y dentro de las respuestas, me salió la carrera de Comunicaciones. Cuando era chica vi a Juliana Oxenford en la televisión un par de veces y recuerdo a la Juliana de antes cuando era reportera de calle e iba a los conos o asentamientos humanos y escuchaba la voz de los olvidados, yo quiero hacer eso, periodismo de investigación, reportajes, ser incisiva y sentía que así podía ayudar, no solamente siendo doctora. El mundo me llevó a que finalmente acabe en el fútbol.

Milena Merino trabaja en Gol Peru
Milena Merino trabaja en Gol Peru

-Trabajaste en la FPF, ¿cómo una comunicadora puede desarrollar su trabajo en un ambiente donde la mayoría son varones?

Sí, trabajé en la Federación Peruana de Fútbol un poco más de 4 años. Eso fue precisamente lo que yo quisiera ser periodista deportiva. De hecho, cuando llegue a la Federación, fue prácticamente por una obligación, porque mi mamá decía tiene que hacer practicas que todo el mundo lo hace y tú solamente estudias. Se da la oportunidad de trabajar ahí como asistente de prensa y mi primer día de trabajo, mi jefe Wilmer Del Águila, me manda a la cancha principal de Videna, donde entrenaba la selección y había prensa. Entonces, me mandó a repartir unas hojas de prensa. Cuando yo llegó para mí fue impactante e impresionante ver la Videna por dentro, las canchas y de pronto vi la tribuna, donde se posicionaba la prensa para esperar las entrevistas y solo vi dos hombres. Creo que sí no estoy equivocada, solo vi dos mujeres, de 70 personas, me sorprendió notablemente. Yo pensé de repente las mujeres entra después o están en otro lado, yo ilusa le pregunto a Wilmer y las periodistas mujeres, me dijo no hay, o sea solo estaban dos periodistas mujeres ahí y no habían más. Yo recuerdo haber pensado no es posible y ese día recuerdo clarísimo que quería ser parte de ellas y que quería estar ahí. Fue lo que me abrió la posibilidad e hizo que pensará que era importante para explotar.

-¿Qué es lo que más te llamó la atención cuando empezaste el periodismo deportivo?

Lo que más me llamó la atención era que no había mujeres. Yo recuerdo mis primeras comisiones: eran todos hombres y solo yo. Sinceramente recuerdo a dos periodistas de Depor, a las cuales admiraba un montón. Marith (Aguilar) y Charo (Salazar) eran súper profesionales y tenían tiempo para enseñar. Ellas eran periodistas de diario y al momento de hacer entrevistas o hacer en vivo, nunca veía mujeres, todos eran hombres detrás de la pantalla. Eso me llamaba la atención y me impactó demasiado.

-¿Cuál ha sido la entrevista más difícil que te ha tocado hcer?

A Arturo Vidal cuando estaba en RPP. Era un partido amistoso entre Perú vs. Chile, que se jugaba en Estados Unidos y era un duelo, donde ambas selecciones se volvían a encontrar, después de aquella pinta que se había hecho en el Estadio Nacional, donde Chile puso: “Por aquí pasó el campeón de América” y que nunca quedó resuelto y fue un mal momento para nosotros. Creo que acosé prácticamente -en el buen sentido de la palabra- a Arturo, le escribí más de 50 veces diciéndole: “Hola, hola” y me respondió diciendo: “Hola, qué tal”. Yo tenía el estigma de que Arturo Vidal era pedante, The King y todo lo malo. Para eso, él en Barcelona estaba terrible. la situación era complicada, le insistí y le expliqué que era muy importante para mí, e insistí tanto que me dijo ¡ya! Tenía que buscarlo al día siguiente. Todos los medios chilenos me miraban, porque Vidal no hablaba con la prensa de ellos. Luego, vino la jefa de prensa y me dice: “No sé cómo has hecho, pero Arturo dice que te va a dar cinco minutos con reloj; la entrevista era al día siguiente.

-¿Y cómo te fue? ¿Qué pasó luego?

Esa noche, me puse a ver todas las entrevistas que había dado Arturo Vidal que estaba en YouTube, no me considero una persona chancona, sino que todo fluya natural, me gusta y disfruto mi trabajo y lo que salga en el momento. Esos cinco minutos por reloj de la entrevista, para mí podían marcar un antes y un después de mi carrera. Llegué con mi cuaderno de preguntas, después de haber visto todas sus entrevistas. Fue muy generoso. Habló de muchas cosas, el momento difícil que vivía en Barcelona, su presente, amistad con Claudio, el tema de los caballos, las eliminatorias, el Mundial de clubes, cómo son los partidos ante Perú, etc. Pero mi última pregunta fue: “¿Hay un mea culpa en esa pinta del Estadio Nacional? ¿Fuiste tú? Y me dijo que no, hubo una sonrisa incomoda y tampoco diría quién fue. Esta entrevista dio la vuelta al mundo. Los periodistas chilenos se me acercaban a felicitarme y me decían: “Tuviste la valentía de preguntarle algo así a Arturo Vidal que no habla con nadie”. Yo en verdad, Jean Pierre, me sentí reconfortada y repotenciada, la mujer más empoderada del mundo. Fue una notaza para mí.

-La radio qué significa para ti?

La radio para mí siempre va a tener un lugar importante en mi vida. Me da la posibilidad de llegar a mucha gente, de poder aprender, porque yo considero que hacer radio antes que la TV, es lo mejor que te puede pasar, la radio te abre la mente, te ayuda a poder llegar mejor a la persona e informar mejor. Te hacer ser más minucioso y la radio hizo real ese sueño de chica que tenía de poder ayudar a los demás, con algo muy sencillo. Recuerdo cuando estuve en Rusia, cubriendo el mundial, estaba cansada, saturada, porque era un trabajo muy exhaustivo y a la vez en un país muy difícil, desde el idioma, las costumbres. Llamé a con mi mamá por teléfono, le dije: “Ay, mamá, ya me quiero regresar”, me sentía satura y mi mamá me dijo: “¿Qué? ¡Cómo te vas a regresar!”. Hoy me subí a un taxi regresando del mercado y el taxista me empezó hablando del Mundial y me dijo que lo oía por la radio y no sabe lo feliz que me hace escuchar a una chica que sale en RPP cada cierto rato a informar sobre la selección y me transmite su alegría”. Eso para mí pago todo.

-Te cuento hace unas semanas en la facultad de periodismo deportivo en ISIL todo el salón de una clase era de mujeres, ¿crees que ustedes han sido una motivación para que exista este cambio?

Sí, ahora hay muchas mujeres en el periodismo deportivo, de hecho, lo que me cuentas me asombra y me parece muy bueno para nuestra sociedad y habla muy bien del avance que hay. Además, de lo normal que es el rol de la mujer en todos los aspectos hoy en día. Yo no me siento tan importante, pero sí, me tocó abrir un poco el camino y me siento feliz por eso, ya que hay muchas mujeres que pueden hacer lo que aman sin temor a no hacerlo bien.

-¿Cómo era Milena en la Universidad? ¿Qué decían tus compañeros o profesores cuando le decías que ibas a ser periodista deportiva?

Yo era muy relajada en la universidad, sinceramente era súper relajada, nunca fui de las personas que jaló curso, siempre fui una estudiante promedio.

-El periodismo deportivo no es solo fútbol, ¿alguna vez cubriste polideportivo? ¿Cómo te sentiste en esa experiencia?

Sí en el 7 y en RPP cubrí polideportivo. En el 7 lo hacía todo el tiempo desde Judo hasta vóley y en RPP hicimos los panamericanos. No es mi fuerte, no me considero como una erudita en todos los deportes. Él que más me gusta y más considero que sé es fútbol, pero es interesante y enriquecedor poder conocer un poco más de los otros deportes, que a veces, nosotros mismos cometemos el error de no darle importancia que se merece.

Milena Merino cuenta su historia de éxito
Milena Merino cuenta su historia de éxito

-¿Qué es lo que más anhelas conseguir en tu profesión?

Lo que más anhelo conseguir con mi profesión es ser feliz haciendo lo que hago. Yo no tengo planes a largo plazo, como que te diga, acá en cinco años, yo me veo así y haciendo esto. Todo en mi vida ha ido pasando como ha tenido que pasar. Considero que, en mi vida y profesión, las cosas han llegado con el esfuerzo y escalón por escalón. No me he saltado nada, me ha tocado ensuciarme los zapatos y duro hasta estar arriba y estar en un estudio e ir y dar tu opinión.

-¿El momento más feliz que te ha dado esta carrera es cubrir el Mundial?

Sin duda. Estuve fuera de casa, aproximadamente 45 días, mucho tiempo lejos de casa, una felicidad enorme, es algo que nunca voy a olvidar y siempre voy a guardar en mi mente y corazón. En mi vida personal, el momento más feliz, fue cuando nació mi hijo, estar ahí en la sala de parto con mi esposo y dar vida, fue el momento más feliz de mi vida.

-¿Y el momento más triste?

Fue el fallecimiento de Pierre Manrique, que ocurrió hace poco y la gente que me conoce sabe que Pierre fue mi maestro y me enseñó todo lo que yo sé de esta carrera. Pierre me enseñó a fortalecer los valores periodísticos que me hizo ser mucho más ambiciosa, meticulosa con mi trabajo y él me enseño desde las cosas más básicas que yo no sabía y cultivó en mí esa pasión por el periodismo deportivo. En lo personal, otro momento triste fue cuando mi abuelo falleció, porque creo que se fue muy pronto y no pudo ver lo que yo estoy logrando hoy. No sé si estaría contento... orgulloso, es algo que jamás voy a poder saber, pero espero de todo corazón que así sea...

-Está feliz, ni lo dudes.

Espero eso, Jean Pierre... (se quiebra).

-¿Cuál sería el primer consejo a la nueva generación de comunicadores?

No traten de ser alguien que no son, no traten de cambiar, copiar un estilo o de ser alguien a quien admiran. Lo mejor que pueden hacer es ser auténticos y ser fieles a su estilo. No se comparen y no intenten ser igual a otra persona. Siempre trabajen por convicción y vocación.

-¿Te arrepientes de algo?

Me arrepiento de haber sentido miedo cuando salí embarazada, yo tengo más de 13 años de profesión y me la pasé todos estos años, empoderándome y de cierto modo empoderando a ciertas chicas. Me arrepiento enormemente de no haber disfrutado mis primeros 4 meses de embarazo, porque yo no quería contarlo hasta que el bebé supiera que está bien que son a los tres meses y dos hasta que renovaran mis contratos tanto con el canal donde trabajó y las marcas. El canal donde yo trabajó me respaldó, se portaron muy bien conmigo, me dieron mucho apoyo, porque a pesar de todo, soy imagen para ellos. En cuanto a las marcas independiente con las que trabajaba, la única marca que me dio el apoyo en ese momento para mí, fue Inkabet, la casa de apuestas, con la que trabajó hace más de 4 años. Fue absoluto su apoyo.

-Piensas mucho en el 8 de marzo. ¿Qué reflexión harías?

Siento que es un día importante para no olvidar esa lucha constante de las mujeres por ser reconocidas y por reconocer lo que puede lograr una mujer, para recordárselo a aquellas que se olvidaron y piensan que no pueden. Es un motivo para recordar. Las mujeres pueden hacer todo lo que quieran los 365 días al año. Yo tengo un hijo que en dos meses va a cumplir un año y que cada día que lo veo, ya que no tiene nana, mientras grabo alguna historia para alguna marca o me informo para el programa de debate, pienso: ¡Esto es lo que podemos hacer las mujeres cuando lo proponemos cuando queremos!.

-Una último de fútbol. ¿El regreso de Christian Cueva fue una buena decisión?

Él prioriza Alianza Lima por otros equipos y a mí me gusta la idea del jugador que no quiere volver al equipo de sus amores cuando está culminando su carrera y ya no da más. Me gusta la idea que el jugador pueda venir y sienta que pueda aportar, porque para eso entiendo que viene Christian Cueva y el tiempo dirá si fue una buena o mala decisión. Creo que depende netamente de él, no creo que su nivel de juego baje por haber llegado a Alianza, podría potenciarse, pero va a depender de él. Espero de todo corazón que le vaya bien.

EC | Kimberly García, Gran Premio DT en el deporte peruano
Ella marcha por que su disciplina se haga más grande. Kimberly García ha dado los pasos más importantes de la historia del deporte peruano.



















Ver noticia en El Comercio: DT

Temas Relacionados: