21/02/2024

El grito de la raza celeste: crónica de un triunfo inolvidable de Sporting Cristal [VIDEO]

Hace un año

Con gol agónico de Irven Ávila, Sporting Cristal venció 1-0 a Huracán y se metió en la fase de grupos de la Copa Libertadores 2023. El lunes es el sorteo.

ENTREVISTA: “Joel Raffo afirmó que sí está en planes de Sporting Cristal el estadio propio. Estamos analizando la factibilidad”

El rostro de los hinchas lo decía todo. Ceños fruncidos, caras largas y algunos impacientes que no dejaban de mirar su reloj de mano. El cronómetro marcaba el minuto 96 y los segundos avanzaban a paso ligero. Y el resultado seguía en blanco. La noche en el Estadio Nacional parecía tener escrito el guion que sufre cada equipo peruano en una Copa Libertadores: perder un partido crucial en el último suspiro o incluso en la tanda de penales. Porque a estas alturas el ambiente tenía aroma a martirio desde los doce pasos.

Pero Sporting Cristal, ese equipo que nació campeón y tiene la estirpe copera escasa en nuestro país, tenía planeado escribir su propia historia. Y lo hizo de la mano -o de la diestra- de Irven Ávila, el cholo sano y sagrado del Rímac. Fue a los 96 minutos, con el partido acabándose, cuando el puñado de hinchas de Huracán ubicados en la tribuna occidente celebraba el empate transitorio. En ese momento en el que el propio Tiago Nunes conversaba con su asistente técnico quizá repasando quiénes serán los pateadores en los penales, Ávila puso el 1-0 que selló una victoria histórica para los celestes… y para el fútbol peruano, claro que sí.

Atrás quedó el inicio accidentado. La primera jugada nada más despertó a los 38 mil hinchas que pintaron de celeste el Nacional. Washington Corozo se metió en área argentina y se tropezó, haciendo que el defensor de Huracán cayera sobre él y eso confundiera al árbitro principal Raphael Claus quien pitó penal sin titubear. La decisión hizo explotar las gradas y los rostros de felicidad se dejaron notar. Sin embargo, los jueces encargados del VAR llamaron a su colega brasileño para que revise la jugada y luego la anule.

Era la primera estaca en el corazón del hincha rimense. Y en el de Brenner Marlos, el ‘9′ brasileño que trajo Nunes como solución de gol pero que hasta ahora no ha podido festejar. Antes de que Claus rectificara su decisión, Marlos se disponía a rematar. “Es brasileño, es imposible que lo falle”, decían en la tribuna, confiados de la técnica innata de todo jugador nacido en la tierra de Pelé. Pero Brenner nunca pudo patear.

Minutos después, el propio delantero culminó una gran jugada en un golazo para, ahora sí, por fin, adelantar a los locales. Pero una vez más el VAR se interpuso como el rival más rudo. Claus volvió a ser llamado para revisar la jugada en la pantalla que está al lado del campo, mientras los hinchas vociferaban insultos de todos los colores. El juez anuló el gol por una falta de Yotún en el inicio de la jugada y la decisión desató la ira de Tiago Nunes. El técnico no lo podía creer. Desde ese momento y durante todo el partido no paró de reclamar cada jugada y de acercarse a hablar con el cuarto árbitro, quien intentaba calmarlo.

En el campo, Cristal mostraba sus credenciales. Pero el ambiente estaba cargado. Ese cero en el marcador podía ser traicionero. ¡No sabremos en el fútbol peruano ese final en torneos internacionales! Y el hincha lo pensaba. No lo decía, claro. Porque alentaba y no paraba de cantar. Pero muy dentro suyo lo sentía. Y se podía notar en sus rostros, en sus gestos de preocupación, en sus jaladas de cabellos cada vez que Huracán atacaba o tenía una falta cerca al área.

Ver noticia en El Comercio: DT

Temas Relacionados: