18/07/2024

Beñat San José: “Me sentí honrado de que Alianza me contacte, porque Alianza es un grande”

Hace 8 meses

Beñat San José: “Me sentí honrado de que Alianza me contacte, porque Alianza es un grande”

Entrenador español antes de renunciar al Bolívar de La Paz concedió una entrevista exclusiva a diario Depor. Explicó por qué no llegó a Alianza Lima cuando lo contactaron en noviembre del año pasado.

Entrenador español antes de renunciar al Bolívar de La Paz concedió una entrevista exclusiva a diario Depor. Explicó por qué no llegó a Alianza Lima cuando lo contactaron en noviembre del año pasado.

Dirigió a varios clubes de Sudamérica y logró títulos. ¿Cuál es la visión que tiene del futbolista sudamericano y qué herramientas usted le dio para conseguir los objetivos que se trazaron?

El jugador sudamericano tiene talento, buen pie, es individual y anárquico, en el buen sentido de la palabra, entonces, si a esa gran virtud le sumas un componente de orden táctico como grupo, será una base importante para alcanzar el éxito. En Europa se mira un alto nivel, pero se pierde esa improvisación, esa alegría, y esa individualidad con la pelota que tiene el jugador sudamericano. Pues bien, en resumen, ese desparpajo que tiene el futbolista sudamericano, ese talento que presenta y esas ganas de ir a buscar el arco, aspectos que lleva en la sangre y que viene de la cuna, yo creo que ese orden táctico a establecer, es sumamente importante.

¿Qué otro aspecto considera usted importante?

También es importante el enfoque de los objetivos. Porque yo he dirigido en Europa, por ejemplo, en Bélgica, y allí los jugadores están más programados al enfoque de los objetivos colectivos, pero en el día a día. Y yo creo que cuando lo estableces en Sudamérica y haces un trabajo de grupo en ese enfoque de los objetivos, el jugador sudamericano gana mucho. Y es que, mejora el futbolista, mejora la persona, y, por ende, el grupo. En mi carrera llevo mucho tiempo en Sudamérica y estoy muy agradecido porque como entrenador durante este tiempo he podido enriquecerme del jugador y el fútbol sudamericano.

En el fútbol un grupo unido estará más cercano al éxito. ¿Cómo es su manejo de los grupos?

Es uno de los puntos que pertenecen a mi metodología de trabajo y que pertenecen a la forma que a mí me gusta trabajar. En lo que va de mi carrera he podido dirigir en tres continentes distintos y conocí todo tipo de personalidades, de idiosincrasias y de culturas, entonces, me he dado cuenta de que la mejora de la persona, automáticamente, es la mejora del jugador. Para mí es importante ver cómo está la persona, cómo está el jugador, cómo están los grupos, ver quién tiene las ganas y quién tiene el enfoque de ir hacia adelante en tal o cual proyecto, porque, a veces, sucede que algunos jugadores por lo que sea no están motivados en el club o no están motivados en la ciudad, o en ese momento dado, su entorno no es el adecuado y tal vez tenga que irse a otro país o a otro equipo en ese mismo país para poder desarrollarse.

Usted protege mucho a su grupo...

A mí me importa mucho que los que se queden y los que estén, o los que estemos en ese momento en un club, o en un proyecto, tengamos que darlo todo. Porque cada día que pasa se mejoran los detalles y se mejora en todo; en lo táctico, en lo físico, y en la idea y la propuesta de juego. Pero sin el grupo no hay nada. Un grupo unido y enfocado. Para añadir, yo siempre digo lo siguiente: ‘ojalá que cuando termine la temporada o el proyecto, todos los jugadores que yo haya dirigido sean amigos en el presente y en el futuro. Ojalá. Eso sí, la condición sin ecuánime, es que sean compañeros. Tal vez no sean amigos en la calle, pero compañeros hay que serlo sí o sí. Y la palabra compañero tiene demasiadas cosas que no se pueden fallar, hay que comprometerse, luego viene todo lo demás.

Dicen que su estilo de juego es defensivo, que es ‘ratonero’. ¿Cómo juegan sus equipos?

Es una palabra despectiva y que está totalmente opuesta a lo que yo soy como entrenador. Lo que pasa es que, imagínese, llevo once años de carrera, y en todos los equipos no voy a lograr resultados de la forma que uno quiere porque no siempre tengo los jugadores indicados para ello, pero lo importante es sacar lo mejor de los jugadores para alcanzar los objetivos. A parte, acá en Bolivia existe una red que no es de mucha gente pero que está programada, es más, está contratada para hacerle mal al Bolívar, hacer mal en la imagen de cualquiera que juegue o que dirija al Bolívar, porque el Bolívar mueve muchos intereses y es el número uno del país y tiene muchos adversarios. Entonces, cuando escuché alguna vez esa palabra que sale de ese sector que está contratado para hacernos el mal, pienso que es totalmente absurdo, porque este año llevamos 110 goles a favor; metimos 14 goles en la Copa Libertadores, -algo que no hizo un equipo antes-, y nuestro juego es de presión constante, prepositivo, y, de hecho, se miró en los cuartos de final de la Copa Libertadores porque Inter se salvó de que le diéramos una goleada. Así mismo, en mi primera etapa como entrenador del Bolívar, el primer semestre del 2017, fuimos el equipo más goleador de toda Sudamérica. Entonces, quienes desean hacer daño, no analizan y solamente buscan estas palabras despectivas.

¿Cómo le fue en los otros equipos que dirigió?

En otros países, con ciertos equipos, he podido buscar resultados sin ser tan goleadores, como por ejemplo pasó en la Universidad Católica, donde fuimos un equipo sólido y permanecimos durante todo el año en la punta y salimos campeones. Antofagasta, en cambio, fue un equipo más alegre y con más ataque, sobre todo, en el segundo semestre. En Arabia Saudí con Ittihad logramos el récord de ser el entrenador que fue campeón de la copa con más goles a favor en la historia del campeonato. Entonces, mi idea, y nuestra idea en Bolívar, es prepositiva, querer tener la pelota y luego ir a atacar. Los comentarios despectivos carecen de sentido y para nada nos identifican.

Lo que hizo últimamente en la Copa Libertadores con Bolívar tuvo eco en Perú. Es más, Alianza Lima en noviembre del año 2022 buscó contratarlo. ¿Por qué no se concretó?

Sí, Alianza Lima es un tremendo club, un club enorme. Si hubo contactos, pero posteriormente estos no avanzaron...

¿Por qué razón no se avanzó?

Por razones mías en ese momento, pero, a mí me halagó mucho que Alianza Lima se pusiera en contacto conmigo. Además, tengo que decir que la dirigencia y la dirección deportiva de ese momento que contactó conmigo me parecieron extraordinarios por el trato personal, profesional, una visión de proyecto fantástico, la verdad, las mejores palabras, sin embargo, en ese momento de mi carrera y momento personal, no estaba para dar ese paso, y luego se dieron otras circunstancias, más nada. Pero también es verdad que era una liga donde no había estado anteriormente y bueno, la desconocía, pero sí me dio una impresión fantástica el club, sus representantes, y la propuesta de proyecto que tenían. Es verdad lo del contacto, me sentí honrado, porque Alianza es un grande, pero no pudo ser y me causaron gran impresión.

Alianza Lima perdió recién la final del fútbol peruano ante Universitario, su clásico rival, y esto originó el despido de su entrenador. Tras ello, su nombre volvió a sonar para dirigir al equipo.

Siempre que suena el nombre de uno en grandes clubes es motivo de orgullo. Tengo contrato con Bolívar hasta el 2025, año del centenario, y, más allá del proyecto que exista, hay que ver año a año, y ver cuál es el rumbo del club cada año, pero mi vínculo aquí es fuerte y estamos haciendo un trabajo muy importante, no solo mirando el presente sino también el futuro. Estamos trabajando y haciendo debutar a jóvenes a nivel nacional e internacional, el proyecto es bonito y hoy estoy enfocado en ello.


Recibe nuestro boletín de noticias: te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

Ver noticia en Depor.com

Temas Relacionados: