14/04/2024

Agustín Creevy: “Quizás quiera jugar uno o dos partidos más para despedirme" - Cordoba XV

Hace 5 meses

Agustín Creevy: “Quizás quiera jugar uno o dos partidos más para despedirme

No hay muchas cosas que inquieten a Agustín Creevy estos días. Ha formado parte de un grupo de jugadores elite durante casi dos décadas y tiene cicatrices que lo demuestran. Es el argentino con más partidos internacionales de todos los tiempos y un experimentado hooker donde pasó por ocho clubes profesionales. Jugó en el Top […]

No hay muchas cosas que inquieten a Agustín Creevy estos días. Ha formado parte de un grupo de jugadores elite durante casi dos décadas y tiene cicatrices que lo demuestran. Es el argentino con más partidos internacionales de todos los tiempos y un experimentado hooker donde pasó por ocho clubes profesionales. Jugó en el Top […]

No hay muchas cosas que inquieten a Agustín Creevy estos días. Ha formado parte de un grupo de jugadores elite durante casi dos décadas y tiene cicatrices que lo demuestran. Es el argentino con más partidos internacionales de todos los tiempos y un experimentado hooker donde pasó por ocho clubes profesionales. Jugó en el Top 14, Premiership y Super Rugby, compitió en cuatro Copas Mundiales, vio cómo un equipo se disolvía y otro quebraba. No, nada puede hacer perder el ritmo al jugador nacido deportivamente en el club San Luis.

Y, sin embargo, mientras estaba sentado en su sofá en Buenos Aires a mitad de año, Creevy se sentía nervioso. Un aleteo en el estómago. Un tic en la pierna. Encendió su computadora portátil, esperó a que la jerarquía de Sale Sharks apareciera en la pantalla y recordó cuán mágico es el dominio que todavía tiene este deporte sobre él.

“Es curioso: tengo 38 años, estoy esperando la reunión con Alex Sanderson y todavía me estoy poniendo nervioso”, le dice a RugbyPass . “En ese momento me di cuenta de que si todavía estoy nervioso, tratando de impresionar, todavía disfruto jugando. Imaginensé si no me importara un carajo que me contrataran, eso es todo. Pero no, fue un desafío para mí”.

“Era un equipo que jugaba la final de la Premiership el cual me llamó a los 38 años, fue especial. Alex me convenció mucho. Obviamente no vine aquí por dinero. Vine aquí para ganar cosas. No gané el Top 14 ni la Premiership. Quiero ganar algo y el equipo que me convoca estuvo en la final el año pasado”.

Es este hambre lo que lo ha mantenido adelante todos estos años, a través de reveses, críticas y lesiones, a través de un millón de scrums y lineouts y colisiones con todas las superpotencias en el panorama del rugby.

Este no fue un viaje predeterminado. Creevy nunca estuvo destinado a la grandeza como algunos jóvenes cuyo talento es obvio desde el principio. Sólo comenzó a practicar este deporte a los 13 años, cuando se mudó a una escuela de rugby en su ciudad natal, La Plata. Es justo decir que el rugby y Creevy eran compañeros de cama incómodos al principio.

Todas las semanas, el entrenador Raúl Frías iba a buscarlo a la puerta de su casa y todas las semanas, Creevy se escondía.

“Marcela, hoy tenemos partido”, llamaba Frías a la madre del niño. “Vengo a buscar a Agustín”.

“No, por favor mamá, no quiero ir”, rogaba Creevy.

“Era muy importante que el entrenador viniera a mi casa”, dice ahora. “Quizás si nadie me hubiera dicho que necesitaba entrenar, lo habría dejado o habría continuado mi vida sin rugby. Creo que vio algo o sintió algo”.

“Jugar al rugby cambió mi vida. Tenía un club, una nueva familia, nuevos amigos. El club era como mi segunda casa”.

Creevy era un ala genial en aquel entonces. Ascendió en la clasificación nacional y jugó su primer partido internacional contra Japón en 2005. Biarritz lo fichó a los 22 años y se encontró metido en una tierra de gigantes. Serge Betsen , Jacques Cronje e Imanol Harinordoquy eran compañeros de él. Dimitri Yachvili era el medio scrum. Nicolas Brusque , Sireli Bobo y Ashwin Willemse salieron al galope.

“Un día me senté en el lugar de Serge Betsen en el vestuario porque estaba solo y no sabía que era suyo”, recuerda Creevy.

“Todo el equipo empezó a mirarme. Entró y dijo: ‘no te preocupes, quédate ahí’. Pasó toda la temporada de pie junto a mí cambiándose mientras yo me sentaba en su lugar. Yo recuerdo eso. Fue muy amable y humilde conmigo”.

Era difícil conseguir tiempo de juego con ese grupo de héroes. De hecho, Creevy firmó un precontrato con London Irish, unos 11 años antes de unirse al club de verdad. Su carrera avanzaba a tropezones, si no amenazando con escalar grandes alturas.

Luego, Agustín se enfrentó a un duro ultimátum, entregado por el entrenador de Los Pumas, Santiago Phelan: “Convertite en hooker o olvídate de tus perspectivas internacionales”.

“Alguien necesitaba enseñarme pero en ese momento no teníamos entrenador de lanzamientos ni entrenador de scrum en nuestro club. Mi lanzamiento fue aterrador. Mi mentalidad a veces era realmente débil. Dentro de mí me hice fuerte”.

Ese año hubo momentos desgarradores. Creevy se desmayó en una pelea. Lloró cuando falló un tiro tras otro en los lineouts.

“Era un derbi en mi ciudad, estábamos haciendo un scrum y yo soportaba toda la presión. No sé decirlo en inglés pero mis ojos empezaron a quedar ciegos y me desperté en el vestuario. Fue realmente vergonzoso”.

“Vaya recuerdo que mis lineouts no fueron los mejores. Cuando lanzaba mal, los chicos se reían o hacían una broma. Cuando regresábamos al hotel, iba al baño y empezaba a llorar. Fue demasiada presión. Intenté ser cada vez mejor pero las cosas no iban bien”.

“Eso me hizo convertirme en lo que soy ahora. Eso fue parte del viaje. Un año después volvía a jugar en Los Pumas. Estoy realmente orgulloso de eso”.

“Después de esa experiencia, trato de ayudar a cada hooker con el que juego. Puedo ver que algunos jugadores tienen los mismos problemas. Intento enseñarles como nadie lo hizo por mí”.

“Podría haber dicho, tal vez pueda firmar en MLR, ProD2 o Japón. Pero no, quiero terminar fuerte”.

Un recorrido sin interrupciones por el viaje durante su participación en el seleccionado argentino de Creevy incluye todo tipo de partidos en la mayoría de las naciones de rugby. La declaración del Mundial la ganan Escocia, Irlanda y, este año, Gales. El enfrentamiento por la medalla de bronce con Inglaterra. La primera victoria de Argentina en el Rugby Championship sobre Australia en 2014, con un Creevy muy difamado como capitán. Increíblemente, a menos de cuatro meses de cumplir 39 años, es posible que todavía no haya terminado su participación en el escenario internacional”.

“Quizás quiera jugar uno o dos partidos más para despedirme”.

“Después de la semifinal, cuando perdimos ante Nueva Zelanda, todos me preguntaron si estaba enojado. No, obviamente estoy triste pero no enojado porque la diferencia era mucha y ellos merecían ganar”.

“Inmediatamente pasamos página y dijimos que teníamos que pensar en Inglaterra, queremos la medalla de bronce. Jugamos mejor que el primer partido contra ellos. No sé, estoy feliz de haber llegado a las semifinales. Creo que todo está bien”.

El año pasado estuvo desprovisto de estabilidad. A Creevy le encantaba la cultura, el entusiasmo y las aspiraciones que tenía su ex club, London Irish. Su esposa, Vir, y su pequeña hija Elena estaban contentas en Londres. Vir trabaja en derecho y recientemente realizó exámenes para convertirse en una abogada calificada. Cuando el club quebró, todo eso estuvo en peligro.

“Estaba de vacaciones y tuvimos muchas reuniones con la RPA y los abogados y nos dijeron que el club iba a ser suspendido. No me asusté, me pasó lo mismo con los Jaguares a los 35, 36 años durante la pandemia y pensé ¿quién me va a querer? Sé lo bueno que soy, pero quizás otros clubes no lo sepan. Aquí volvió a pasar”.

“El London Irish fue tan bueno para mí, tan amigable, el equipo era ambicioso y jugamos en un hermoso estadio en Brentford. Mi familia estaba realmente feliz. Mi hija Elena se instaló en la escuela y mi esposa en su trabajo. Lo primero que pensé en ese momento fue ¿qué voy a hacer? No sabía si iba a jugar el Mundial. Todo era incierto”.

La vida sigue siendo un poco caótica. “A veces es un desastre”, como dice Creevy. Su familia permanece en Kingston-Upon-Thames mientras él viaja hacia el norte para entrenar y jugar partidos. Viaja de regreso en los días libres para pasar un tiempo precioso con sus chicas.

“Estoy muy orgulloso de mi esposa. Ella antepuso mi trabajo al de ella. Ella es muy inteligente y trabaja en Londres. Cuando termine mi carrera como jugador, queremos quedarnos aquí, no para siempre, sino por el trabajo de mi esposa. Ella trabaja, estudia y es madre sin mí porque estoy aquí entrenando o jugando”.

La sed de Creevy por seguir jugando a pesar de todo esto es notable. Ha estado en primera fila durante catorce años y en el rugby profesional casi veinte y todavía se desempeña al más alto nivel. Su carrera ha abarcado un período tan extenso que ha jugado con el ícono Agustín Pichot, de 49 años, y el novato Henry Arundell, de 21 años. Cuando ganó su primer partido internacional, Arundell tenía dos años. Creevy es un faro de longevidad en esta vorágine de desgaste.

Hay otro factor en juego; el brillo de levantar una copa. El Top 14 se le escapó en Biarritz, Clermont y Montpellier. Su equipo Jaguares llegó a la final del Super Rugby pero perdió ante los Crusaders. No pudo ganar la Premiership con Worcester o London Irish. Cuánto anhela reclamar el trofeo digno de un mandato tan maravilloso.

“No es la mejor manera, pero prefiero jugar en la liga superior. Podría haber firmado en MLR, ProD2 o Japón. Pero no, quiero terminar fuerte, arriba. Esa era mi mentalidad. Sin dinero, sin nada. Se trata de orgullo”.

A Sanderson le preguntaron sobre Creevy en su conferencia de prensa la semana pasada. El entretenido director de rugby dio una respuesta efusiva. Habló sobre la ética de trabajo de Creevy, como cuando hizo su debut con los Sharks antes de lo esperado y con un total de 18 minutos entrenando con sus nuevos colegas. La pareja se sentó a tomar un café en Carrington y Creevy le contó a Sanderson sobre las exigencias de ganar estándares y cómo el puñado de chicos que llegaron tarde al gimnasio no las estaban cumpliendo. A menudo, la mente de un atleta que envejece se desgasta ante su cuerpo, pero ni el deseo de Creevy ni su físico musculoso están menguando.

“No sé cuándo terminaré”, dice. “Necesito tener la peor negociación de mi vida: ¡con mi esposa! Es una broma. Ella ha estado conmigo toda mi carrera.

“Aún estoy entero, sigo entrenando todos los días con el equipo, no me pierdo ninguna sesión. Y para ser honesto, lo estoy disfrutando. Cuando me quieren dar tiempo libre digo, ‘no, no, prefiero entrenar y quedarme con el equipo’. Quizás un año más, cuando tenga 40, creo que ese es el límite”.

www.rugbypass.com
Créditos: UAR

Ver noticia en Trending

Temas Relacionados: